Especialistas en Educación de la U. Mayor entregan recomendaciones para que los niños disfruten este verano

17 / 01 / 2017

Actividades, juegos y talleres son ideales en esta época, pero es importante cuidar la motivación y el interés de los niños.

  


¿Será mejor que los hijos solo descansen en vacaciones o también es bueno repasar algunas materias del colegio? Es una pregunta frecuente para algunos  padres en este periodo del año, que muchas veces no responde solo a nivelar ciertos cursos, sino que también pretende motivar a que los niños realicen alguna actividad.

Para Carolina Salamé, directora de la Escuela de Psicopedagogía U. Mayor, no es aconsejable forzar a los niños a repasar materias escolares durante el período de vacaciones, considerando que están durante todo el año con altas exigencias académicas, que incluyen tareas, trabajos y pruebas.

“Están presionados por cumplir las expectativas establecidas por ellos mismos, por el establecimiento educacional o las desafíos que los padres les imponen. Si a esto le sumamos el mundo competitivo en el cual estamos insertos, genera altos niveles de ansiedad, angustia y frustración. Tres aspectos absolutamente nocivos para el sano desarrollo infantil y lo único que se logra con ello es desmotivar a que los niños aprendan”, explicó la profesional.

Lo ideal es motivar actividades en donde se priorice las que el niño muestre interés, para asegurar que sean actividades que tengan un real significado.

“El juego es una excelente estrategia que permite mantener no sólo activos a los niños, sino que además está comprobado que proporciona grandes beneficios en el desarrollo de la vida, es una herramienta que permite liberar tensiones emocionales y fomenta adquirir habilidades sociales armónicas que impactan en el desarrollo integral” destacó Carolina Salamé

Distintos tipos de juegos – al aire libre o al interior de las casas -  permite que los niños se comuniquen adecuadamente con el mundo que los rodea, enriquece la creatividad, la imaginación y les permite reflejar la percepción que tienen de sí mismos, de otras personas y del contexto en que están insertos.

La lectura también puede ser una gran alternativa, por los tremendos beneficios que esta implica, pero durante el periodo de vacaciones la lectura debería generarse solo por iniciativa del niño y de acuerdo a sus propios intereses.

En cuanto a hábitos y rutinas - principalmente de descanso (sueño) – “se aconseja tratar de respetar los horarios establecidos y adquiridos durante el año y los de alimentación, considerando que en vacaciones tendemos a relajarnos un poco más y entendiendo que pueden haber algunas excepciones, sin embargo, no es recomendable transgredir considerablemente estos hábitos que son importantes y proporcionan múltiples beneficios”, enfatizó la especialista.

Talleres de verano

En esta época también surgen diversos talleres para niños. Patricia Astaburuaga, directora de Pedagogía en Educación Parvularia y Educación primer ciclo básico, comenta que es recomendable que los niños demuestren cierta autonomía  y manejo del autocuidado antes de inscribirlo en este tipo de actividades, donde interactúan con personas desconocidas y por tiempo corto, de manera de asegurar que su permanencia en estas actividades sean placenteras y provoquen temor o rechazo. Una edad adecuada es a partir de los 5 años.

Es importante “cautelar que la jornada diaria sea equilibrada en tiempos de juego, alimentación y descanso, sin recargarlo en ninguno de ellos. Nunca obligarlos a asistir a un taller que no se sientan interesados es primordial”, recordó la educadora.

En cuanto a tiempos, “un taller que no exceda las dos o tres semanas y de una temática de su especial interés es más que suficiente, ello evitará el cansancio y despertará la motivación para volver a participar en otra oportunidad”, agregó Astaburuaga.

 

canlı tv